Dos bebidas de lujo

  • Compartir

Los lugares más mágicos y exclusivos han de ir acompañados de los platos y las copas más especiales, para que vivas momentos verdaderamente únicos.

Hay olores, sabores, colores y texturas que nunca olvidaremos, paisajes que siempre recordaremos, sonidos que recuerdan momentos pasados y sonrisas imposibles de dejar atrás.

Determinados sabores como los de los platos más maravillosos, el olor de un buen vino o las burbujas del mejor champan jamás se podrán olvidar. Con menos motivo si se trata de productos únicos, especiales, escasos y solo al alcance de unos pocos.

El champan con oro es un ejemplo, convertido en una joya líquida que incorpora láminas de oro de 22 quilates. Cada vez es más común encontrar este producto en la más alta gastronomía, perfecto para ocasiones especiales y celebraciones. Además, ha quedado demostrado que las virutas de oro contienen una serie de propiedades muy beneficiosas para la salud, pues retardan el envejecimiento de la piel, y ayudan a eliminar toxinas.

En Chile se ha creado un vino madurado con meteorito, conseguido al introducir dentro de la barrica un meteorito procedente del cinturón de asteroides situado entre Marte y Júpiter. Una experiencia capaz de transportar a todo el que lo pruebe a lugares realmente lejanos y solo aptos para el disfrute de unos pocos.

Sin duda, dos sabores únicos capaces de mostrar sensaciones realmente nuevas y maravillosas.