Arte y glamour en Sotogrande

  • Compartir

Uno de los mayores placeres de la vida es poder admirar una obra de arte. La textura, el uso de los colores, las formas, la intención, la pasión con la que el artista desenfunda el pincel para transmitir un torbellino de pasiones en un lienzo… disfrutar del arte es mucho más que ver un cuadro bonito y por ello, en el Club Marítimo de Sotogrande, se apuesta por el arte para satisfacer los más exquisitos paladares de la cultura.

El próximo viernes, 9 de Noviembre de 2012, los amantes de la pintura tendrán la oportunidad de conocer el último trabajo de Gitte Ladefoged, artista danesa que no pudo rendirse a los maravillosos encantos de nuestro país y que decidió cambiar su hogar por Sotogrande hace ya más de 8 años.  

La exposición “A colorful experience” es un claro ejemplo de la visión de Ladefoged, quien ha encontrado en España su musa con la gran variedad de colores que fluyen en nuestra naturaleza, los paisajes, historia, creencias y deseos. Pero sin duda, su mayor motivación es la idea de plasmar en su arte el entusiasmo y que los espectadores sean cómplices del mensaje que ella quiere transmitir. De hecho, es un concepto que ya ha llevado a cabo con trabajos en los que se ha retratado a la mujer y el cuerpo femenino para simbolizar el deseo, las emociones y los deseos a través de sus formas y colores.

“A colorful experience” se exhibirá en un escenario inigualable, a la altura de las circunstancias, y con un exclusivo evento organizado para todos los aficionados de la pintura.

El club marítimo de Sotogrande albergará el acto ofreciendo a los asistentes unas deliciosas bebidas a su llegada que servirán de aperitivo para los que quieran probar los maravillosos manjares que se ofrecen en el Restaurante Midas del Club Marítimo. Este exclusivo local estará abierto para los invitados que deseen cenar en las instalaciones (reserva previa en el teléfono 956 790 200) y, para los que prefieran alargar aún más la noche, el Cocktail Bar Zeldia abrirá ese día hasta las dos de la madrugada.

Sin duda, un plan perfecto para un viernes por la noche en el que el arte y la gastronomía se unen en una receta de lujo.