Pequeños consejos para una Navidad de lujo

  • Compartir

En estas fechas tan destacadas se suceden las citas y las celebraciones familiares y es muy importante cuidar cada detalle, pues son los pequeños gestos y el buen gusto los elementos esenciales para convertir una velada en una reunión inolvidable.

La unión de un menú delicioso, presentado en una mesa exquisita y acompañado de la mejor compañía es la mezcla perfecta y gracias a ella la Navidad será aún mucho más especial.

-Los invitados han de ser recibidos adecuadamente. Nada más llegar se les debe mostrar un lugar alejado del comedor para colocar sus abrigos y bolsos e indicarles dónde se encuentra el aseo.

-Decorar la mesa con centros de flores secas y velas en dorado o plateado es un recurso muy navideño que conseguirá darle a la mesa un toque muy chic. Conviene que encima de cada plato haya una pequeña tarjeta en la que se detalle qué platos y qué bebidas se van a servir.

-El vino que acompañará al menú no se debe elegir de manera trivial y es importante que haya al menos dos variedades (tinto y blanco, blanco y rosado) para que los invitados puedan elegir. Un buen champagne es indispensable para el brindis final.

-Los menús diferentes y originales, con ingredientes de lujo y exclusivos son una apuesta segura. Delicias como el mouse de caviar y las ostras gratinadas son el aperitivo perfecto, dos opciones ideales para abrir boca antes. Los postres mejor si van acompañados de helado, ayudan a digerir las comidas copiosas.

-El minibar ha de estar preparado para todo tipo de peticiones. No puede faltar el wiskhy, la ginebra ni el ron. Es conveniente, además, tener a mano una coctelera y varios refrescos.

Pequeñas ideas que convertirán tus reuniones ¡en un éxito absoluto!