Sotogrande y el mar: un viaje redondo

  • Compartir
``Soy el que jamás descansa y va y viene sin cesar. Nunca me puedo secar. Jamás te aburre mi danza. En presencia o añoranza tú siempre me vas a amar´´.

El mar es para muchos un compañero fiel, de esos que saben escuchar y transmitir la paz y la armonía que se necesita cuando los nervios están a flor de piel. Un amigo que nos ayuda a reflexionar, desconectar, descansar y disfrutar.

El mediterráneo es apacible, fácilmente navegable y con paisajes envidiables. Si eres un aventurero de los que navega descubriendo el mundo, Sotogrande es una parada obligatoria. Si lo haces cuando puedes y por afición, también. Si eres un auténtico enamorado de la vela, más de lo mismo. Si va a ser tu primera vez, es tu destino perfecto. Solo o acompañado, este entorno está totalmente preparado para ti y para que disfrutes de la experiencia única de navegar. ¿En velero? Pues sí, vibrar con la energía del viento y las olas es toda una inyección de vitalidad a la que no deberías renunciar.

El clima, las mejores instalaciones y servicios, más los ya nombrados “encantos naturales”  serán tus acompañantes durante tu estancia en el Hotel Club Marítimo Sotogrande. Sin duda, si lo tuyo es el mar, aquí encontrarás las mejores actividades. Buceo, vela o motos acuáticas. ¿Qué mas se puede pedir?

Pues hay más...Recuerda que tu viaje puede ser redondo si además lo complementas con tardes de sol en las mejores playas o tratamientos de salud y belleza para estar genial en tus citas sociales. Y si aún te quedan fuerzas, descubre rincones inolvidables durante un paseo en caballo,  mientras haces senderismo o experimentas la adrenalina de conducir un quad.